martes, 8 de noviembre de 2016

LA VIOLENCIA ACOSTUMBRA A ENGENDRAR VIOLENCIA. (Esquilo)

Capítulo 3 de El Renacer del Monstruo.

Os voy a descubrir una parte de mi secreto:

Pensando en todas las cosas que aventuré, mientras construía el escenario de la novela, de la que nunca tuve duda era de que la sociedad más pronto que tarde iba a terminar polarizándose. ¿Por qué? Los que me conocéis, sabéis que tengo una formación técnica y que siempre me han gustado la física y las matemáticas y, por otro lado, desde siempre he sentido pasión también por las humanidades, la filosofía y el pensamiento. Hace muchos años, no recuerdo cuántos, empecé a advertir que la ciencia y las matemáticas guardaban relación, no sólo con la naturaleza, sino con la sociedad y el comportamiento humano. Mientras pergeñaba la obra e imaginaba los acontecimientos que podrían ocurrir, analizaba el macroentorno y el comportamiento de los diferentes actores que incluiría en la novela, entendiendo por actores a comunidades de países, naciones, partidos políticos y grupos sociales. Ya sabéis también, porque lo he contado muchas veces, que el percutor, el germen de El Renacer del Monstruo, fueron unas reflexiones que hice en el 2011 a raíz de los acontecimientos que se sucedieron en torno al 15M. En aquel momento vi una masa de gente golpeada, de forma inesperada, por algo muy violento –la crisis--, algo que había sacado a esa gente de su estado natural, dejándola sin rumbo y perdiendo buena parte de sus referencias vitales. En la física de Newton, cuando a una masa se le da un golpe se produce una fuerza; y ahí vino mi primera pregunta: si siempre que un objeto ejerce una fuerza sobre un segundo, este último responde con una de igual magnitud pero de sentido contrario (tercera ley fundamental), ¿qué pasará ahora? Pues que otro grupo respondería con la misma fuerza pero con signo negativo (F12 = -F21).

Escribo esto el día antes de las elecciones americanas, en el que el Mundo mira expectante a un Donald Trump, erigido en líder populista con un discurso xenófobo y excluyente, que podría convertirse en presidente de los Estados Unidos. ¿Qué ha pasado? Pues sencillamente que una fuerza, no muy distinta a la que golpeó aquí entre el 2007 y el 2013 y que aún sigue machacando a mucha gente, impactó también en la sociedad americana.

Para los que no seáis de ciencias os diré que hay dos tipos de choques o de golpes, el elástico y el inelástico y se diferencian porque en el segundo, en contraposición con el primero, varía la energía cinética y los cuerpos pueden sufrir deformaciones y calentamiento interno. En las relaciones humanas, ese calentamiento interno, se llama ira y la ira cuando no se aplaca y se procesa como es debido repercute en la masa y se convierte en la fuente motriz de nuevas aceleraciones que acabarán provocando nuevos choques.

Esquilo que antes de convertirse en dramaturgo fue un curtido guerrero de la antigua Grecia y participó en las batallas de Maratón y Salamina, creó un estiló propio de teatro, el esquileo, que se caracterizó por sustituir en la escena final de sus obras la violencia por la persuasión, a mi juicio la mejor manera de aplacar la ira y algo de lo que desgraciadamente, y cada vez más, carecen los líderes de nuestras sociedades.

Por eso, cuando la gente me pregunta que si tengo una bola de cristal o un oráculo al que consultarle para adivinar las cosas del futuro, siempre le digo lo mismo: las predicciones de la novela se basan en unos pocos conocimientos de historia y sentido común, entendiendo por sentido común identificar el choque, es decir; averiguar quién es el agresor y el agredido (las masas) y con qué violencia golpean o han sido golpeadas (las aceleraciones). Y, por otro lado, fundamental, averiguar si, como decía Esquilo, habrá actores, o dirigentes, que se dediquen en ese momento del final del acto a persuadir o a incendiar a las masas.

Ahora que ya sabéis lo que ha pasado en la realidad y en la novela, y conociendo el método que usé para pergeñar el escenario, comprenderéis que averiguar el nacimiento de Podemos, el Brexit, el auge de los nacionalismos y la extrema derecha en Europa o la escisión del PSOE, no fue tan difícil.

Por último, valga mi frase preferida de las veinte que ilustran el inicio de los capítulos de la novela: “Si el mundo se acabara mañana, yo hoy, todavía, plantaría un árbol” (Martin Luther King). Y aquí viene mi recomendación: plantemos cada uno nuestro árbol como ejemplo de persuasión para aplacar la ira.

Pasadlo bien.


SP.


Y si quieres puedes descargarte el primer capítulo, gratis, en el siguiente enlace: http://www.elrenacerdelmonstruo.com/El_renacer_del_monstruo_Capitulo1.pdf

––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––
SINOPSIS

Año 2021. La sociedad española está al límite por los efectos de una de las peores crisis económicas de la historia de Europa. Tras unas elecciones generales, una coalición de partidos antisistema, dispuesto a cambiar radicalmente el insostenible panorama social y económico del país, obtiene la mayoría de los votos. Pero las altas instancias de la política y las finanzas —incluso más allá de nuestras propias fronteras— no están dispuestas a perder el control de la situación y utilizarán cualquier medio, lícito o ilícito, para recuperarlo.
En este desolador escenario, todavía queda espacio para la esperanza, el amor e incluso la felicidad de unos personajes que luchan por sobrevivir, más allá de los oscuros designios a los que son llevados por aquellos que manejan  la  política y la economía.

Distribuidor para librerías: AZETA Unybán
www.azetadistribuciones.es / 902 131 014


#UE, #ElRenacerdelMonstruo, #SergioPolo, #Libros, #Violencia, #Trump, #USA

2 comentarios:

  1. Maravilloso Sergio, realmente tu obra es un gran acierto en estos tiempos de confusión y de caos ideológicos en que estamos viviendo. Antes decían que no hay más ciego que el que no quiere ver, pero como dices aquí, un poco de sentido común se puede visionar cuando nos depara el futuro en el sentido político.
    Un gran abrazo, y te deseo muchos éxitos....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Miguel. Un abrazo fuerte también para ti.

      Eliminar